Cine en casa. El séptimo arte en nuestro salón

 


Una de las actividades que más nos gusta realizar cuando nos ponemos frente al televisor es visionar películas. Pero la experiencia de este visionado no siempre es tan impresionante como nos gustaría, pues la gran pantalla y el excelente sonido del que disfruta una sala de cine bien acondicionada difiere mucho de nuestra televisión, estéreo en el mejor de los casos y con tamaños raramente superiores a las 33 pulgadas.

 

Por: Domótica Viva                                           Enviar a un amigo Enviar a Amigo       Añadir a favoritos

Para mejorar este visionado, desde hace unos años se está popularizando el término «cine en casa», que es el intento de asemejar en nuestra casa la forma de ver cine en una sala. Hay dos vertientes principales, la encargada del sonido y la encargada de la imagen. Aunque en algunas soluciones son conjuntas, lo ideal es construir los dos sistemas por separado.

Las mejoras en el apartado de la imagen las podemos encontrar por un lado en la calidad de la misma, mejorada considerablemente gracias al DVD, que ofrece mayor resolución y nitidez respecto al VHS, lo cual es muy importante si lo vemos en una pantalla de gran tamaño. Éste es el otro aspecto de la imagen que nos lleva al cine en casa. Una imagen de gran tamaño te sumerge mucho más en la película que una imagen pequeña. Por ello encontramos varias tecnologías que llegan hasta las 50 ó 60 pulgadas, como el plasma o los retroproyectores, e incluso la estrella en este aspecto, los proyectores de vídeo, que pueden crear una imagen de más de 100 pulgadas, lo que significa una área de visionado de algo más de dos metros de ancho.

Las unidades de lectura DVD de gama media trabajan con componentes de alta calidad que nos van a proporcionar una mayor durabilidad, una menor tasa de errores y un acceso más rápido y fiable a la información digital. Los conversores D/A integrados suelen ser capaces de generar señales de audio y vídeo de elevada calidad gracias a una electrónica muy cuidada asentada sobre elevadas frecuencias de muestreo y resolución. Estas soluciones suelen incorporar salidas de vídeo en formato S-Vídeo y por componentes, siendo esta última, junto a la salida RGB basada en conector SCART, la idónea para transportar hasta el dispositivo de visualización la señal de vídeo gracias a su mayor riqueza cromática y, en ocasiones, sensible mejora en lo referente a la estabilidad y el contraste.


 

Los conversores de la sección de audio ejercen una influencia determinante en la transferencia de la información sonora del dominio digital al analógico. Cuando hablamos de bits, si combinamos una frecuencia de muestreo muy alta con un método de descripción preciso, obtendremos un sonido lo más parecido al original, que es lo que realmente se pretende. En este caso hablamos de palabras de 24 bits (resolución) y frecuencia de muestreo de 192 KHz.

Habida cuenta de la importancia de los convertidores responsables de la traducción de la información digital albergada en los discos DVD al dominio analógico, debemos hacer un inciso en otros factores habitualmente mucho más cuidados en las soluciones de esta gama que en el segmento de entrada. El chasis suele gozar de un acabado mucho mejor y estar chapado en materiales (habitualmente cobre) capaces de garantizar un correcto desacoplamiento mecanoacústico de la unidad. Igualmente, la mecánica de transporte suele estar muy cuidada, lo que permite a los productos de este segmento extraer y transportar con gran precisión la información digital almacenada en el soporte.

El sonido, con la llegada del DVD ha empeorado la calidad, pues al ser audio comprimido, las frecuencias están peor reproducidas que un sistema Hi-Fi. En cambio, sí hemos ganado en lo que respecta al número de canales de audio, pues lo común es tener películas con 5.1 canales, donde la sensación de inmersión es también enorme gracias a que podemos oír sonidos que vienen tanto del frente como de los laterales o desde atrás.

Los componentes

Vistos ya los principios del cine en casa, vamos a repasar las necesidades que tenemos para poder instalarnos uno en nuestro salón. Para empezar, debemos tener más o menos claro el presupuesto con que contamos, pues es tal la variedad de productos y calidades que podemos montarnos algo pequeño por menos de 600 euros. Y, si queremos crecer en características, hay productos por encima de 6.000 euros. Para auténticos sibaritas con dinero, hay sistemas completos que rondan los 150.000 euros. En este mundillo, es bastante cierto que obtienes lo que pagas, y aunque en las gamas media y baja se pueden encontrar productos interesantes, si entramos en gama alta los precios empiezan a dispararse enseguida.

En imagen, hoy día una de las mejores inversiones es un videoproyector, pues ya podemos encontrarlos a partir de 1.000 euros, que es un precio similar a las televisiones grandes, y bastante por debajo de las de plasma, con la ventaja de poder poner una pantalla de 100 pulgadas o más. Y siguen bajando los precios.

En sonido también hay una cierta variedad, tanto en tipo de componentes como en gama, aunque nos centraremos en los dos aspectos principales: el amplificador y los altavoces. Es importante el equilibrio en estos componentes, pues la calidad de salida será igual a la del peor componente, por lo que hacer que uno supere al otro es desaprovechar dinero, a no ser que en un futuro pretenda cambiarse el componente. El amplificador suele venderse por la potencia de salida, pero un factor mucho más importante es la separación de frecuencias, ya que si ésta es buena, en las escenas de acción, con diálogos, explosiones y sonidos agudos se diferenciarán correctamente todos ellos. Si esta separación es mala, producirá una cacofonía de ruidos ininteligible. También es importante esta separación en los altavoces; por eso se escuchan mejor cuantas más vías tengan. Casos especiales son el woofer , que sólo mostrará sonidos graves, y el altavoz central, que debe estar especializado en sonidos medios, similares a la voz humana, pues este tipo de sonidos serán los que reproduzca principalmente.

Quizás los altavoces sean los componentes de un equipo de estas pretensiones que más fácil resulta desmarcar de las soluciones de baja gama. De hecho, ahora nos encontramos con un considerable aumento del volumen del recinto, puesto que se procura huir de los pequeños satélites para incorporar altavoces de audio tradicional (de 2 ó 3 vías) o columnas de suelo dotadas habitualmente de conos capaces de materializar con solvencia las frecuencias más bajas. La presencia de altavoces concebidos para reproducir con precisión agudos, medios y graves permite a estas cajas acústicas desenvolverse con absoluta soltura también el terreno de la alta fidelidad. Como cabe esperar, la calidad de los recintos y los filtros divisores de frecuencias integrados en estas soluciones es mucho mayor que la de otras propuestas mucho más económicas.



La potencia soportada por estas cajas acústicas oscila en torno a los 100 vatios RMS, superando en algunos casos esta cifra con holgura. En lo referente a los materiales utilizados, los productos más cuidados de esta gama suelen incorporar recintos de madera y conos fabricados en aluminio (bajas frecuencias), kevlar (medios) y seda o titanio (agudos). Esto permite a estas cajas acústicas materializar un sonido preciso, rico en contrastes y controlado a lo largo de todo el espectro de frecuencias.

La acústica de cada estancia es otro factor importante a tener en cuenta. Así por ejempol, el último equipo Home Theatre de Samsung incorpora un sistema de calibración automática de sonido para adaptarse a la acústica de cada salón.

El nuevo HT-DB1750 completa la gama Premium de equipos Home Cinema de Samsung con todo lo que se puede pedir a un conjunto de estas características. Su principal novedad es el sistema de calibración automática de sonido Super Digital Sound Master (sDSM). Con este sistema se puede adaptar la potencia de los altavoces al tamaño de la habitación donde los utilizamos. De esta manera se consigue un sonido mucho más optimizado.

El equipo permite reproducir sonido Dolby Digital 5.1, DTS y Dolby Prologic II y cuenta con cuatro cajas acústicas de suelo y un canal central de 86 W cada uno, así como un subwoofer de 100 W de potencia. El HT-DB1750 puede también reproducir películas VCD, CD-R/RW y DVD-R. Para terminar, cuenta con reproductor de MP3, radio AM/FM integrada y dos entradas de audio estéreo auxiliares, así como una digital óptica. Su precio recomendado es de 1.499 euros.

Junto a los sistemas de salida, tenemos que colocar también el dispositivo encargado de generar la imagen, que generalmente va a ser un DVD, aunque también puede ser un vídeo o un ordenador. Y, con algunos sistemas, todos a la vez. La calidad del mismo es también muy importante, pues, al fin y al cabo, es el encargado de generar la imagen y el sonido que vamos a disfrutar, que sufrirá ligeras pérdidas al atravesar los cables. Si ya de por sí la imagen original es mala, el resultado no será bueno.

Potencia y detalles

Como hemos podido ver hay múltiples gamas de calidad y precio. Y, como todo, cuanto mejor sea, más caro resulta. La medición de la calidad es algo muy subjetivo, pues cada uno oímos de forma distinta; además los gustos también difieren, unos podemos preferir sonidos graves, otros agudos y otros planos. El único método de certificación de calidad sonora existente en la actualidad es THX, que impone unos estándares de calidad elevadísimos, lo que también significa precios elevados. Y, además, para que nuestro sistema sea realmente THX, todos los componentes deben haber pasado la certificación, desde los altavoces a los cables. Así, podremos tener la seguridad de que escuchamos una película tal y como lo desea el director. Y será mejor que en muchas salas de cine.

El dilema de la potencia

Cuando miramos las características de un amplificador de sonido, o de unos altavoces, uno de los primeros puntos en que nos fijamos es en la potencia de salida anunciada por el fabricante. Por desgracia, esa medición en realidad nos dice poco, sobre todo en las gamas media y baja, pues al no estar normalizada la medición, los departamentos de marketing de los fabricantes «maquillan» esos números. Pero, al menos, dicen el método de medición.

Como métodos de medición de la potencia se suelen emplear dos diferentes; y cada uno da diferentes resultados. Por un lado, está el PMPO (Peak Music Power Output), que indica la potencia máxima que puede llegar a alcanzar la salida del amplificador o recibir el altavoz en unas condiciones determinadas (según algunos ingenieros, justo en el instante antes de explotar). Por otro, RMS (Root Mean Squared, Raíz de las medias al cuadrado) es un método más profesional: mide la potencia media de salida, entregando unos valores más realistas, que suelen ser una décima parte de los entregados por PMPO.

Otra «trampa» que hacen algunos fabricantes, cuando tratan de vender un conjunto de altavoces, es sumar la potencia de todos los conos de sonido, inflando así las cifras, pues consideran que decir «3000W de potencia» vende más que «60W de potencia».

Así, para poder comparar realmente la potencia de varios altavoces, debemos fijarnos si es RMS o PMPO y, si consideramos que es excesivo, dividir por el número de altavoces. No hay más norma que el sentido común... Ten en cuenta que si un buen equipo de 60W cuesta más de 400 euros, no es lógico que un sistema de altavoces de 2000W cueste alrededor de 100 euros.

En general, las secciones de amplificación de las soluciones de la gama de precios que nos ocupa son capaces de entregar sonido de gran calidad, repleto de matices y elevada presión sonora. La circuitería de amplificación presente en un receptor A/V de contrastada calidad o en una etapa de potencia multicanal suele devenir en una imagen tridimensional y una riqueza de microcontrastes dinámicos mucho mayor que la aportada por soluciones de gama baja. Los mejores modelos incorporan transistores MOSFET de alta velocidad de conmutación (alta respuesta en frecuencia), linealidad y escaso ruido de fondo. Ofrecen gran estabilidad y baja perdida de energía, y estos parámetros influyen notablemente en un sonido estable y perfectamente dimensionado.

En las secciones de amplificación de esta gama también es posible ver transformadores toroidales, ya que su rendimiento es mucho mayor que el de un transformador convencional. Están diseñados para evitar la degradación de la relación señal/ruido y, a volumen máximo, entregan una corriente intensa y constante. Esto se traduce en que con el mismo volumen que un transformador normal obtendremos un mayor suministro de energía y menos distorsión y disipación de calor. Todo esto permite que la parte del circuito de señal tenga menos ruido parásito y, por supuesto, más potencia.

La importancia de los detalles

Cuando montamos un sistema de cine en casa, son muchos los componentes que entran en juego, como amplificador, altavoces, reproductor, proyector, etc. Y, con tantos componentes, la inversión total no es barata. Por eso, deben cuidarse algunos detalles para maximizar el rendimiento de nuestro equipo.

Un factor muy importante es el equilibrio, es decir, que todos los componentes sean de calidad similar, pues la calidad del conjunto es como el menor de sus integrantes. Así, un buen amplificador con regulares altavoces está siendo infrautilizado.

Otro detalle importante es la colocación de los altavoces. Lo ideal es que estén todos situados a la misma altura, excepto el woofer. Si no se puede conseguir esto, entonces deben estar al menos por parejas, es decir, por un lado los frontales y por otro los traseros. El woofer suele estar en el suelo, y lo ideal es que se sitúe de forma oblicua respecto a las paredes de la habitación, de manera que los rebotes del sonido la llenen toda.

Pantalla TV y CRT

SONY KV-36HQ100

Aunque cada día se ven más superados por nuevas tecnologías, los televisores basados en CRT todavía tienen mucho que decir.

Cada poco tiempo aparecen nuevas tecnologías de imagen que pretenden desbancar a la ya antigua tecnología basada en el Tubo de Rayos Catódicos (CRT), pero ésta todavía resiste todos los embates que la realizan gracias a la mejora continúa de la tecnología, que logra cada día mejores pantallas, más planas y con mayor riqueza cromática.

Sony presenta en su nuevo televisor KV-36HQ100 el nuevo tubo de imagen Super Fine Pitch, disminuyendo la distancia entre los puntos de color en el centro de la pantalla, con lo que llega a un 60% de aumento en la resolución horizontal. También incluye la tecnología Picture Power, que aumenta el contraste y la definición de las imágenes, cuidando la eliminación de ruido y aumentando el detalle de forma dinámica y adaptativa, siendo capaz de discernir qué zonas de la imagen deben mejorarse y cuáles no.

Precio: 2.999 euros

Fabricante: Sony
www.sony.es

 

Pantalla de plasma

 

Samsung PS50P3H/CK

Sin llegar a entrar en el campo de los cañones de vídeo, las pantallas de plasma ofrecen el mayor tamaño posible de pantalla.

Cuando queremos tener la pantalla más grande posible, pero no tenemos distancia suficiente para poner un cañón de vídeo al otro lado de la habitación que nos genera una imagen de gran tamaño, en la actualidad la tecnología más empleada para superar las 45 pulgadas de diagonal es el plasma.

Las pantallas de plasma suelen estar entre las 45 y las 60 pulgadas de diagonal, aunque podemos encontrar modelos que pasan estas características por arriba y por abajo. El problema de estas pantallas es el elevado precio que todavía tienen, pues aunque han bajado considerablemente en los últimos años, todavía es fácil encontrarlas superando los 5.000 euros. Y si nos vamos a los tamaños superiores, incluso superan los 15.000 euros.

Un tamaño aceptable es 50 pulgadas, como la Samsung PS50P3H/CK, que las rellena con una resolución de 1.366 x 768 pixels, en formato panorámico. Dispone de 5 modos de imagen y dos sintonizadores, lo que permite PIP, PAT y POP, además de diversas entradas de datos de vídeo.

Precio: 8.999 euros
Fabricante: Samsung

www.samsung.es
 

Grabador DVD con HD
 

Pioneer DVR-5100H

Pioneer presenta en el mercado doméstico el primer grabador DVD con HD incorporado.

Uno de los principales problemas que se encuentra en los sistemas de cine en casa motados sobre sistemas completamente digitales es la falta de posibilidad de grabar un programa de la televisión, pues el DVD es un formato no preparado para grabación.

Para eliminar este problema, hace poco tiempo han aparecido en el mercado una serie de aparatos que permiten grabar en DVD como si de un vídeo se tratara, aunque tienen el problema de que la mayoría de los DVDs se pueden grabar una sola vez, así que si sólo queremos grabar un programa para verlo después, inutilizamos un DVD.

Para solucionar también esto, el Pioneer DVR-5100H incluye un disco duro de 80 Gbytes, que permite la grabación de hasta 102 horas de vídeo, que pueden ser revisadas en cualquier momento, editadas y grabadas posteriormente en un DVD. Además, incluye la opción de visionado retardado, pues podemos estar viendo una grabación mientras él graba, incluso si es el mismo programa. Dispone además de varios modos y calidades de grabación para variar el tiempo almacenable en un DVD.

 

Precio: 1.140 euros
Fabricante: Pioneer
www.pioneer.es


Equipo integrado

 

Hitachi HTD-K170

Si no queremos gastarnos mucho dinero, podemos comprar un equipo integrado, que incluye todo lo necesario para introducir el cine en casa

Como hemos dicho anteriormente, hasta hace relativamente poco tiempo el principal escollo para que el sonido del cine llegara a nuestra casa era el elevado coste de los componentes necesarios para un sistema de sonido aceptable. Lo mejor cuando el dinero disponible no es demasiado es optar por una solución integrada, en la que adquirimos de una sola vez los altavoces, el amplificador de sonido y el reproductor DVD.

Un buen ejemplo de esta idea de concentración y abaratamiento es el equipo «Home Cinema» que presenta Hitachi, el HTD-K170. Por menos de 250 euros tendremos un juego completo de altavoces, con 5 normales y uno para graves. También dispondremos del amplificador de sonido, con ecualizador digital y un descodificador capaz de manejar señales tanto en Dolby Digital como DTS, e incluso un sintonizador de radio. Para la conectividad con el interior, incluye dos entradas, un euroconector y otra con enlace A/V por RCA. Las salidas, aparte de las seis de altavoces, son para estéreo, video compuesto y supervídeo.

 

Precio: 249 euros
Fabricante: Hitachi
www.hitachidigitalmedia.com
 

Propuestas

 

De nuevo, hemos echado un vistazo al mercado actual y recogido algunas propuestas de interés. Si en la gama baja existía multitud de alternativas, en este segmento el número se vuelve mucho mayor, sobre todo teniendo en cuenta que si nos decantamos por un sistema por componentes las posibilidades de combinación son prácticamente infinitas.


        

 

En el caso de equipos compactos tenemos configuraciones completas con un atractivo diseño como el Philips LX900R (que por 1.299 euros incluye reproductor-grabador de DVD+R/ RW) o el Sony DAVSC8 (que por una cifra similar, 1.329 euros, ofrece reproducción de Super Audio CD). Por la parte de los equipos por componentes, aunque no es frecuente comprar todos los elementos de una misma marca vamos a citar dos configuraciones que nos sirven a modo de ejemplo de lo que se puede encontrar con un presupuesto alrededor del tope que nos hemos fijado. Por un lado tendríamos un equipo Pioneer formado por el reproductor DVD DV-757Ai, el receptor A/V VSX-AX5i y el conjunto de altavoces S-VLF5, todo por un 3.380 euros; por otro lado podemos citar un equipo de la firma Marantz formado por el DVD DV6400, el receptor A/V SR7400 y los altavoces frontales MS914, central MS905, traseros bipolares MS 903S y subwoofer MS 907W por un precio total de 3.080 euros. En ambos casos hablamos ya de reproductores compatibles con todo tipo de discos y formatos (incluyendo DVD-Audio y SACD), amplificadores muy dotados (con certificación THX Surround EX, en el primer caso) y altavoces de varias vías y acabados en materiales nobles.

 

12 de diciembre de 2003
 

      Página Principal   |   Solicitar Presupuesto   |   Nuestros Servicios   |   Entre en el Mundo de la Domótica   |   Suscribir/Desuscribir a DomoViva   |   añadir a favoritos  

Noticias de Domótica y Nuevas Tecnologías

 

   
Desde 1.989 ofrecemos soluciones integrales de domótica a promotores,  inmobiliarias, hoteles y particulares.

Deje en manos de Domótica Viva SL  la responsabilidad técnica, nuestra ingeniería está a su servicio

comunicacion@domoticaviva.com

www.domoticaviva.com                             Gracias por visitarnos                                         Domótica Viva, S.L.

Damos Vida a la Domótica que usted pueda necesitar

DomoticaViva.com cumple la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Protección de datos de Carácter Personal

Copyright Domótica Viva S.L. - Todos los derechos reservados © DomoticaViva.com 2002