Darse de Alta/Baja en Titulares Viva

domotica viva

Página principal

Solicitar presupuesto

Nuestros Servicios

Entre en el Mundo de la Domotica

DomoViva

Artículo I de V: Cámaras de vídeo digital, la oferta del mercado cada vez más cerca del hogar  Cámaras de vídeo digital, JVC, Hitachi, Canon ...

El: 22/11/2002
Fuente:
Domótica Viva

Con resoluciones que superan el megapixel, avanzadas funcionalidades y opciones multimedia, así como una extensa gama de posibilidades de conexión, las más modernas videocámaras digitales con formato MiniDV son todo un prodigio de ingeniería electrónica puestas a la entera disposición del usuario doméstico. Aunque el precio de estos dispositivos sigue siendo muy elevado para el usuario medio, lo cierto es que cada vez son más asequibles y ofrecen mayores prestaciones.

Ante tal despliegue de prestaciones y características de primer orden, el distribuidor tiene ante sí una difícil papeleta a la hora de aconsejar el modelo que mejor se ajuste a las particulares necesidades de cada cliente. Bienvenido a un nuevo mundo sin límites.

Las cámaras de vídeo doméstico han sido siempre artículos muy atractivos para el consumidor. Sin embargo, su precio y su tamaño echaban atrás a más de un posible comprador. La llegada de la tecnología digital a este segmento ha solucionado uno de los dos problemas, el tamaño; el precio sigue siendo muy elevado para un usuario medio. Sin embargo, las ventajas que ofrecen este tipo de dispositivos de cara a los usuarios no profesionales son claras: las facilidades en la edición de los vídeos capturados y su posterior visualización son exclusivas del formato digital.

En la actualidad podemos dividir la oferta en tres grandes grupos: gama baja, media y alta. Esta división se basa fundamentalmente en el precio de los dispositivos y, como consecuencia de éste, en sus posibilidades y calidad de imagen.

Empezando por la gama más económica, sus prestaciones y calidad de las capturas nos permiten olvidarnos de los clásicos formatos analógicos Hi8 y SVHS-C; lo malo es que sus posibilidades de edición y postproducción son casi inexistentes, aunque perfectamente válidas para realizar un volcado del archivo de vídeo a nuestro PC.

La segunda categoría en el escalafón es la que abarca la gran mayoría de productos que encontramos en el mercado. A pesar de tener un precio bastante más alto que la gama baja, son las preferidas por la mayoría de los usuarios ya que incorporan un diseño ergonómico y las prestaciones necesarias para tareas de edición y postproducción que cualquier aficionado puede realizar con cualquier software de la amplia oferta que podemos encontrar en la Red, incluso de forma gratuita.

En lo más alto del escalafón se encuentran los todopoderosos dispositivos profesionales, utilizados en la realización de programas de televisión o en cortos de bajo presupuesto. Sus precios se escapan a los bolsillos de los usuarios, pero las prestaciones y sobre todo su capacidad de expansión son muy superiores a las de las dos categorías comentadas anteriormente.

Los componentes de una videocámara digital

Al igual que ocurre con las cámaras fotográficas, las diferencias entre una videocámara digital y una analógica son menores de lo que puede parecer en un principio. El elemento más importante de una videocámara, analógica o digital, es el grupo de lentes. La óptica utilizada en estos productos es muy variada y suele ir ligada al propio fabricante, salvo en el caso de Sony, que ha optado por las lentes Carl Zeiss. En función de la calidad de la óptica, las posibilidades de factores como el enfoque, abertura del objetivo o el control de características como la exposición o el balance de blancos son los que determinan la calidad de la videocámara.

El zoom es otra de las características determinantes. Sin embargo, debemos hacer una distinción entre zoom óptico y digital. Cuando vemos las características de uno de estos dispositivos, puede llamarnos la atención que tengan 500 aumentos digitales, pero no debemos dejarnos impresionar por este dato. Visualizar una imagen con tan sólo 200 aumentos nos permitiría ver un cúmulo de borrones y figuras sin determinar. Esto se debe a que los aumentos por este medio se realizan mediante algoritmos de interpolación de la imagen que limitan su calidad final. Sin embargo, el zoom óptico sí es de especial importancia: el rango en el que se suelen mover estos productos oscila entre los 10 y los 16 aumentos reales.

El otro componente fundamental en una videocámara es el CCD (Charged Couple Device).Al igual que en las cámaras fotográficas, se trata de un sensor que se encarga de transformar las imágenes capturadas en impulsos eléctricos que posteriormente se transformarán en nuestra "película" digital. Su característica más importante es su tamaño, del que dependerá la resolución ofrecida por la cámara. Cuanto mayor sea el CCD, mayor será la resolución ofrecida y, como consecuencia, la calidad final de la imagen. En líneas generales la resolución ofrecida está en torno a los 0,8 Mpixels, aunque hay productos con resoluciones de 1,3 Mpixels e incluso los 1,55 Mpixels como los últimos modelos de Sony.

El método de transferencia entre la cámara y el PC es también un elemento que tener en cuenta. La llegada del Firewirecon sus 400 Mbytes de régimen de transferencia ha hecho mucho por estos dispositivos. Es el medio más difundido. Sin embargo, las diferentes tecnologías inalámbricas todavía tienen mucho que decir en este sentido y de hecho ya podemos ver algunos dispositivos que integran Bluetooth como alternativa al "cable de fuego".

A continuación os presentamos un informe sobre la oferta disponible en el mercado de videocámaras digitales de gama media, comentando algunas de sus características más destacables, en lo que pretende ser una pequeña guía útil para diferenciar qué producto es el que mejor se adecua a las necesidades de cada usuario.

El formato DV

En las últimas dos décadas ha surgido multitud de formatos de vídeo, lo que ha generado algo de confusión en este sentido. Sin embargo, hay uno que se ha mantenido imperturbable a lo largo de todo este tiempo, VHS. Este formato cumplía las expectativas para los usuarios domésticos con una excelente relación calidad-precio, pero para el campo profesional era del todo insuficiente. La solución a este problema fue el desarrollo del S-VHS (Súper VHS).

La llegada del formato digital DV, así como las cámaras capaces de grabar en este formato directamente desplazó a los dispositivos analógicos del mercado profesional debido a las facilidades que ofrece para este sector, en especial en el apartado de producción.

Las principales mejoras que ofrece este formato respecto a los analógicos es el paso de las 400 líneas de resolución vertical del S-VHS a las 500 del DV. Otra mejora especialmente importante es la incorporación de dos pistas de audio con calidad CD que superan ampliamente la calidad de sonido ofrecida por los formatos analógicos.

www.domoticaviva.com                      Gracias por visitarnos                             Domótica Viva, S.L.

Damos Vida a la Domótica que usted pueda necesitar